¿Necesitas un seguro de Responsabilidad Civil de industria náutica?

Los seguros para la industria náutica acogen un rango muy amplio, y sus coberturas deben adaptarse a un conjunto de necesidades diversas que, muchas veces, se complementan y dan lugar a pólizas muy complejas. ¿Quieres saber a qué tipo de coberturas nos estamos refiriendo? Entonces, ¡sigue leyendo!

Tipos de pólizas relacionadas con un seguro de industria náutica

Pese a que hay algunos más, como los seguros para los ocupantes de barcos de alquiler, los seguros de industria náutica más importantes y habituales son los que te desglosamos a continuación:

  • Seguro para barcos de alquiler. Si dependemos de una embarcación para llevar a cabo nuestra actividad profesional, es importantísimo contar con un seguro de industria náutica que cubra todos los supuestos que puedan acontecerle: remoción de restos, daños propios, pérdida total, robo… ¡Cuantos más, mejor!
  • Seguro para puertos deportivos. Los puertos deportivos están expuestos a un conjunto muy diverso de riesgos y, por tanto, es indispensable contratar un seguro que pueda satisfacer todas las necesidades de una instalación de este tipo. La responsabilidad civil de explotación, la de operador de puerto deportivo, el transporte y movimiento de embarcaciones, contaminación accidental, cobertura de equipo móvil o grúas travelift son solo algunas de las coberturas esenciales.
  • Seguro para marinas y varaderos. Cobertura de equipo móvil, de grúas travelift, responsabilidad civil, contaminación accidental y todas las cláusulas necesarias para cubrir las instalaciones de una marina o un varadero (¡que no son pocas!).
  • Seguro para talleres y escuelas náuticas. Un seguro para este tipo de negocios se hará cargo de los gastos derivados de la remoción de restos, de los daños a sus embarcaciones, de los gastos por detención de uno de los buques…
  • Seguro de P&I. Este seguro es de protección e indemnización (de ahí su nombre). Tiene un límite asegurado muy elevado y su objetivo es hacer frente a las reclamaciones derivadas de daños a instalaciones fijas, contaminación accidental, remoción de restos, abordajes a otras embarcaciones…
  • Seguro para tripulantes. Asistencia sanitaria, repatriación, indemnización por invalidez o muerte… Un buen seguro de industria náutica se hará cargo de todos los tripulantes de una embarcación, especialmente cuando estén navegando en el extranjero. Sin duda alguna, la mejor garantía para que la tripulación navegue tranquila.

Como te decíamos, un seguro de industria náutica puede convertirse en algo muy complejo, especialmente cuando es necesario cubrir varias de estas garantías. Por tanto, lo más recomendable será siempre contar con el apoyo de un profesional con experiencia que pueda solucionar todas tus dudas y ofrecerte exactamente aquello que estás buscando.

¿Quieres asesoramiento? No lo dudes: ¡llámanos!
– Teléfono centralizado: 93 414 15 36
– Email: info@segurosdenautica.com
Horario del departamento comercial:
– Lunes a Jueves: de 9.30 a 14 h. y de 16 a 19 h.
– Viernes: de 9.30 a 14 h.

Anuncios

Por qué confiar en una gestoría náutica en Barcelona, para realizar mis trámites con capitanía marítima.

IMG_20150130_233032

Desde cambiar el nombre de tu barco hasta renovar tu seguro de embarcaciones, los trámites relacionados con el mundo de la náutica son muchos y muy tediosos. Y si no nos crees, es que o bien aún no has tenido que realizar demasiados, o bien has tenido la gran suerte de no encontrarte —¡por ahora!— con ningún problema burocrático de los que tanto abundan en las Capitanías marítimas. Y sobre esto queremos hablarte hoy: sobre las ventajas de confiar en una gestoría náutica en Barcelona.

Lo primero que te diremos es que ahorrarás tiempo, pero también salud. ¡En serio! Bastará con mirar en cualquier foro náutico o con preguntarle a uno o dos conocidos para ver que se trata de una opinión más o menos generalizada: moverse por la Administración es como deslizarse por un terreno pantanoso, y conseguir a la primera ese servicio que necesitas es, casi, un motivo de celebración.

Lo más habitual es tener que pasar por Capitanía dos o tres veces, como mínimo. La mayoría de las veces, esto se debe a una falta de experiencia más que comprensible: al fin y al cabo, no es la norma tener que realizar cambios administrativos sobre nuestra embarcación, ¿verdad? En cambio, una gestoría náutica en Barcelona estará más que habituada a realizar este tipo de servicios.

En primer lugar, porque una gestoría náutica especializada centra su actividad en este tipo de tareas y, por tanto, ya sabe exactamente qué documentación necesita para cada trámite —ya sabes lo que dicen: ¡la práctica hace al maestro!; en segundo lugar, el hecho de tratarse de una gestoría náutica especializada hará que los contactos sean mejores y que las cosas se aceleren un poquito por parte de la Capitanía.

Descubre todo lo que una gestoría náutica en Barcelona puede hacer por ti

Para empezar, te diremos que una gestoría náutica especializada se encarga de tramitar cambios de nombre o de lista, matriculaciones, contratos de compra-venta, homologaciones y un largo etcétera relacionado con toda la documentación relativa a tu embarcación. Por tanto, sabrá exactamente qué papeles pedirte para conseguir su objetivo a la primera.

Además, una gestoría náutica en Barcelona también se encargará de buscarte el seguro de embarcaciones más óptimo para ti según el tipo de barco que tengas, el uso que vayas a darle y los extras que quieras cubrir. Al fin y al cabo, el hecho de ser una gestoría especializada repercute en un mejor conocimiento del mercado segurador y en una personalización casi total de la oferta.

Así que, por si no lo tenías muy claro, podemos resumir las ventajas de confiar en una gestoría náutica en Barcelona en dos ejes: por un lado, el ahorro en tiempo y, por el otro, la seguridad de trabajar con un equipo profesional y especializado en el mundo de la náutica. Y no nos referimos, únicamente, al tiempo que pierdes en ir a Capitanía a dejar un documento: nos referimos también al que pierdes desplazándote hasta allí, a las colas, al tener que volver a casa porque nos hemos dejado un papel o dos…

Como siempre, lo mejor es dejarse asesorar por profesionales que sabrán, en todo momento, cuál es la mejor solución para cada caso, qué necesidades concretas tienes y, sobre todo, cómo desenvolverse en Capitanía para conseguir aquello que necesitas. No está nada mal, ¿no?

SEGURO DE VELEROS

Seguro de veleros

Seguro de veleros

Navegar a vela es, para muchos, un sinónimo de paz y relajación a unos niveles que difícilmente se pueden conseguir en tierra firme: bucólicas siestas mecidos por la brisa marina, horas y horas de silencio absoluto… Sin duda, se trata de momentos casi místicos a los que pocas cosas pueden hacer sombra. Excepto, claro está, que hayas olvidado un importantísimo factor: ¡tu seguro de veleros!

Si vas a pasar un fin de semana navegando, o esos ansiados días de vacaciones de ruta por el Mediterráneo, asegúrate de tenerlo todo bajo control para que nada estropee tu escapada. Cualquier pequeño percance puede dar al traste con esa paz interior tan escurridiza como ansiada, así que, como dice el dicho, más vale prevenir que curar, ¿verdad?

Complementa tu seguro de veleros con un seguro de accidentes

Más allá de todos los daños que podría sufrir tu embarcación por uno u otro motivo, ten en cuenta que tus amigos, tu familia o tú mismo puede hacerse daño mientras navega. No nos referimos a grandes catástrofes, que también pueden pasar, sino más bien a esos pequeños percances a los que no damos importancia y que pueden acabar convirtiéndose en un fastidio si no se tratan como es debido.

Seguro que te has encontrado más de una vez en alguna de estas situaciones: una caída al embarcar o desembarcar, un resbalón en cubierta, tal vez un tropiezo mientras bajas al camarote… Cualquiera de estos hechos puede provocar esguinces, luxaciones, torceduras o moratones que requerirán de una revisión médica y, probablemente, de un tratamiento farmacéutico.

Con un buen seguro de accidentes te asegurarás de que un profesional responderá ante cualquiera de estas situaciones y hará un seguimiento específico: es una forma práctica y económica de disfrutar de actividades como el esquí acuático, el buceo o, simplemente, de un paseo por la costa una mañana de domingo, sin tener que preocuparte por que pueda pasar algo a tus hijos, a tus amigos o a cualquier persona de a bordo. Es un complemento perfecto para un seguro de veleros, ¿o no?

Qué más debes tener en cuenta en tu seguro de veleros

Por supuesto, no todo debe resumirse a tener bajo control el seguro de accidentes para los ocupantes de tu barco: tampoco está de más que antes de que empiece la temporada alta revises tu póliza y las coberturas que tienes contratadas, y valores si necesitas hacer alguna ampliación o bien eliminar elementos del contrato de seguro, como aquellas cañas que te empeñaste en comprar y que jamás llegaste a utilizar.

Obviamente, garantías para tu velero hay muchas: desde las más básicas hasta las más completas, las posibilidades son enormes y lo mejor siempre es dejarse asesorar por un experto si no lo tienes muy claro o no sabes cuáles son las que más se adaptan a ti.

Sea como sea, nuestro consejo es que antes de contratar o renovar tu seguro de veleros te fijes en los siguientes aspectos: la antigüedad de la embarcación, la frecuencia con que vas a navegar (habitual, durante los meses de verano…), el valor de los accesorios, el uso que le vas a dar (salidas de un día, rutas de una semana o más…) y las personas que te acompañarán.

Teniendo claro todo esto, podrás decidir entre si prefieres contratar un seguro de veleros a todo riesgo o con una póliza a terceros y la Responsabilidad Civil te es más que suficiente, o si necesitas coberturas opcionales como el seguro de pesca, o tal vez ampliar las zonas de navegación. Pero, como te decíamos, al final lo más sencillo será dejarte asesorar por un corredor de seguros náuticos: ¡al fin y al cabo, él es el experto!

Slow Sailing – Manifiesto de la Navegación Tranquila

IMG_20141231_173229717
  1. Lo importante no es el barco, sino tu relación con él y con el mar. Tanto da la eslora, el precio o el equipamiento de tu barco. Tanto da que sea un bote de remos como un gran yate. Lo importante es que no lo consideres un objeto más de todos los que tienes, sino un compañero de viaje que te puede proporcionar placer, experiencias inolvidables y un conocimiento del mar y, sobre todo, de ti mismo.
  2. Pasa tiempo a bordo de tu barco, aunque sea amarrado en puerto. Conviértelo en una parte de tu espacio vital. Trabaja en tu barco, haz alguna tarea a bordo, de manera que alguna parte del barco sea obra tuya, y que alguna parte de tu obra esté vinculada al barco. Esto reforzará los lazos entre tu barco y tú.
  3. Deja las prisas en el muelle cuando salgas a navegar. Sal sin una hora de regreso, como si fueses a hacer un largo viaje. Olvídate del reloj y déjate guiar por el sol. Si eliminas la velocidad y el tiempo de la ecuación, sólo queda el espacio: el mar.
  4. Sal a navegar sin rumbo, sin tener un punto de destino. Simplemente navega, déjate llevar por el viento y la mar. No pienses ni en las millas que has hecho ni en las que te quedan para llegar. No vas a ninguna parte. Sólo navega y goza del momento.
  5. Desconecta la electrónica y navega como se había hecho siempre. Aprende a no depender de los instrumentos. ¿Cuánto hace que no tomas una demora o la altura de un astro? Sitúate y dibuja el rumbo sobre una carta de papel. Olvídate de los catavientos: siente el viento en la cara o en la nuca. Aprende el arte de navegar que es lo que define a los navegantes de verdad.
  6. Desconecta el móvil, la radio y el equipo de música. Corta durante un tiempo los lazos que te unen a tierra. ¡Silencio! Escucha el rumor del mar: la ola en la proa, el latido de la vela, el aliento del viento.
  7. No te aferres a la caña o a la rueda. Cede el timón a algún tripulante y déjate llevar. ¿Cuánto tiempo hace que no te tumbas en cubierta o te sientas en la proa con los pies colgando? Si vas solo, amarra el timón, equilibra el barco con las velas y déjate llevar. Confía en la tripulación y en tu barco.
  8. Escribe un diario de navegación. Describe con detalle las salidas que hagas y anota las sensaciones que experimentes. Así conservarás las emociones de cada salida y las podrás revivir mucho tiempo después. Comparte estas experiencias y emociones con otras personas a través de un blog o como mejor te parezca.
  9. Haz regatas, si te gustan, pero no pensando en el premio, sino porque regateando aprendes a conocer mejor el mar, tu barco y a ti mismo. No hay premio más estimulante que este aprendizaje.
  10. No abandones a tu barco, el nunca lo haría contigo.
  11. Contempla el mar un rato cada día, imprégnate de su energía y llévalcontigo allí donde vayas.

¿BUSCAS UN BUEN SEGURO NÁUTICO?

#BWR #Video Declaraciones de Alex Thomson y Pepe Ribes tras el abandono del Hugo Boss

ALEX THOMPSON (Inglés)

PEPE RIBES (Español)

¿BUSCAS UN BUEN SEGURO NÁUTICO?