Archivo de la etiqueta: Náutica

SEGURO DE VELEROS

Seguro de veleros

Seguro de veleros

Navegar a vela es, para muchos, un sinónimo de paz y relajación a unos niveles que difícilmente se pueden conseguir en tierra firme: bucólicas siestas mecidos por la brisa marina, horas y horas de silencio absoluto… Sin duda, se trata de momentos casi místicos a los que pocas cosas pueden hacer sombra. Excepto, claro está, que hayas olvidado un importantísimo factor: ¡tu seguro de veleros!

Si vas a pasar un fin de semana navegando, o esos ansiados días de vacaciones de ruta por el Mediterráneo, asegúrate de tenerlo todo bajo control para que nada estropee tu escapada. Cualquier pequeño percance puede dar al traste con esa paz interior tan escurridiza como ansiada, así que, como dice el dicho, más vale prevenir que curar, ¿verdad?

Complementa tu seguro de veleros con un seguro de accidentes

Más allá de todos los daños que podría sufrir tu embarcación por uno u otro motivo, ten en cuenta que tus amigos, tu familia o tú mismo puede hacerse daño mientras navega. No nos referimos a grandes catástrofes, que también pueden pasar, sino más bien a esos pequeños percances a los que no damos importancia y que pueden acabar convirtiéndose en un fastidio si no se tratan como es debido.

Seguro que te has encontrado más de una vez en alguna de estas situaciones: una caída al embarcar o desembarcar, un resbalón en cubierta, tal vez un tropiezo mientras bajas al camarote… Cualquiera de estos hechos puede provocar esguinces, luxaciones, torceduras o moratones que requerirán de una revisión médica y, probablemente, de un tratamiento farmacéutico.

Con un buen seguro de accidentes te asegurarás de que un profesional responderá ante cualquiera de estas situaciones y hará un seguimiento específico: es una forma práctica y económica de disfrutar de actividades como el esquí acuático, el buceo o, simplemente, de un paseo por la costa una mañana de domingo, sin tener que preocuparte por que pueda pasar algo a tus hijos, a tus amigos o a cualquier persona de a bordo. Es un complemento perfecto para un seguro de veleros, ¿o no?

Qué más debes tener en cuenta en tu seguro de veleros

Por supuesto, no todo debe resumirse a tener bajo control el seguro de accidentes para los ocupantes de tu barco: tampoco está de más que antes de que empiece la temporada alta revises tu póliza y las coberturas que tienes contratadas, y valores si necesitas hacer alguna ampliación o bien eliminar elementos del contrato de seguro, como aquellas cañas que te empeñaste en comprar y que jamás llegaste a utilizar.

Obviamente, garantías para tu velero hay muchas: desde las más básicas hasta las más completas, las posibilidades son enormes y lo mejor siempre es dejarse asesorar por un experto si no lo tienes muy claro o no sabes cuáles son las que más se adaptan a ti.

Sea como sea, nuestro consejo es que antes de contratar o renovar tu seguro de veleros te fijes en los siguientes aspectos: la antigüedad de la embarcación, la frecuencia con que vas a navegar (habitual, durante los meses de verano…), el valor de los accesorios, el uso que le vas a dar (salidas de un día, rutas de una semana o más…) y las personas que te acompañarán.

Teniendo claro todo esto, podrás decidir entre si prefieres contratar un seguro de veleros a todo riesgo o con una póliza a terceros y la Responsabilidad Civil te es más que suficiente, o si necesitas coberturas opcionales como el seguro de pesca, o tal vez ampliar las zonas de navegación. Pero, como te decíamos, al final lo más sencillo será dejarte asesorar por un corredor de seguros náuticos: ¡al fin y al cabo, él es el experto!

Anuncios

Nueva Ley de Navegación Marítima: De la responsabilidad civil por contaminación

boe

Con la Nueva Ley de navegación marítima de Julio de 2014 existe la obligación, para todas las embarcaciones de recreo que naveguen por aguas españolas, de contratar un seguro de responsabilidad civil por contaminación accidental. Estos son los puntos más importantes a tener en cuenta.

Artículo 389. Aseguramiento obligatorio 

1. Será obligatorio el seguro de responsabilidad civil por daños por contaminación de las costas y aguas navegables para embarcaciones de recreo, cuyas condiciones y cobertura mínima se determinarán reglamentariamente.

Artículo 390. Prohibición de navegación.

1. La Administración Marítima prohibirá la navegación de las embarcaciones que no posean la cobertura deseguro por contaminación accidental a que se refiere el artículo anterior.

2. Asimismo, denegará la entrada o salida de los puertos nacionales, y fondeaderos situados en aguas interiores marítimas o mar territorial, a las embarcaciones extranjeras que carezcan de la mencionada cobertura de seguro.

Existe desde el 25 de Septiembre de 2014 la obligación de contratar un seguro de responsabilidad civil que garantice los daños por contaminación provocada en las costas españolas.

La obligación a indemnizar los daños por contaminación es del armador del buque, sin perjuicio de su derecho de repetición contra las personas culpables de aquel hecho.

Si se encuentran involucrados varias embarcaciones de recreo, sus armadores estarán solidariamente obligados a indemnizar los daños por contaminación, a no ser que éstos puedan razonablemente ser atribuidos con carácter exclusivo a uno de los barcos.

El armador será responsable de los daños por contaminación por el mero hecho de su producción. No obstante, quedará exonerado si prueba que los daños han sido causados por fuerza mayor, negligencia de cualquier autoridad que sea responsable del mantenimiento de luces u otras ayudas a la navegación, o por acción u omisión intencional de un tercero.

La exigencia de responsabilidad se basará en los principios de cautela y de acción preventiva, en el principio de corrección y en el principio de que quien contamina paga.

Con la Nueva Ley de navegación marítima de Julio de 2014 existe la obligación, para todas las embarcaciones de recreo que naveguen por aguas españolas, de contratar un seguro de responsabilidad civil por contaminación accidental. Estos son los puntos más importantes a tener en cuenta.

Artículo 389. Aseguramiento obligatorio.

1. Será obligatorio el seguro de responsabilidad civil por daños por contaminación de las costas y aguas navegables para embarcaciones de recreo, cuyas condiciones y cobertura mínima se determinarán reglamentariamente.

Artículo 390. Prohibición de navegación.

1. La Administración Marítima prohibirá la navegación de las embarcaciones que no posean la cobertura deseguro por contaminación accidental a que se refiere el artículo anterior.

2. Asimismo, denegará la entrada o salida de los puertos nacionales, y fondeaderos situados en aguas interiores marítimas o mar territorial, a las embarcaciones extranjeras que carezcan de la mencionada cobertura de seguro.

Existe desde el 25 de Septiembre de 2014 la obligación de contratar un seguro de responsabilidad civil que garantice los daños por contaminación provocada en las costas españolas.

La obligación a indemnizar los daños por contaminación es del armador del buque, sin perjuicio de su derecho de repetición contra las personas culpables de aquel hecho.

Si se encuentran involucrados varias embarcaciones de recreo, sus armadores estarán solidariamente obligados a indemnizar los daños por contaminación, a no ser que éstos puedan razonablemente ser atribuidos con carácter exclusivo a uno de los barcos.

El armador será responsable de los daños por contaminación por el mero hecho de su producción. No obstante, quedará exonerado si prueba que los daños han sido causados por fuerza mayor, negligencia de cualquier autoridad que sea responsable del mantenimiento de luces u otras ayudas a la navegación, o por acción u omisión intencional de un tercero.

La exigencia de responsabilidad se basará en los principios de cautela y de acción preventiva, en el principio de corrección y en el principio de que quien contamina paga.

Serán indemnizables las pérdidas o daños causados por la contaminación fuera de la embarcación y el coste de las medidas razonablemente adoptadas por cualquier persona después de ocurrir el siniestro con objeto de prevenir o minimizar los daños.

 Artículo 391. Aplicación preferente de los convenios internacionales.

 Se podrá aplicar la limitación de responsabilidad regulada en el título VII.

Por lo tanto y hasta la redacción y aprobación del nuevo reglamento sobre responsabilidad civil por contaminación, tenemos que aplicar los convenios internacionales.

Concretamente el Convenio Internacional sobre Responsabilidad Civil nacida de daños debidos a Contaminación por Hidrocarburos para combustible de buques (Bunkers 2001) y  los supuestos de limitación de responsabilidad por los daños causado por hidrocarburos del Convenio sobre limitación de responsabilidad nacida de reclamaciones de derecho marítimo (Protocolos de 1976 y 1996).

¿BUSCAS UN BUEN SEGURO NÁUTICO?

Revisión de nuestro seguro de embarcaciones de recreo

Álvaro de Falguera

Con la llegada del verano, es un buen momento para recordar las coberturas más importantes que debería incluir nuestro seguro de embarcaciones de recreo.

Los meses de Abril, Mayo, Junio y Julio, son los meses en los que habitualmente vencen la mayoría de contratos de seguros náuticos.

Si estamos pensando en cambiar de compañía de seguros, hay que tener en cuenta que según la Ley del contrato de seguro, las bajas a vencimiento se han de comunicar a la compañía de seguros al menos con 2 meses de antelación a su vencimiento. Si no se hace, esta, anulará el contrato por impago, y en algunos casos incluso reclamará el pago del recibo.

Siempre que hablemos de un seguro de barco en España, tenemos que hablar del Real Decreto 607/1999 de 16 de Abril, sobre el seguro obligatorio de Responsabilidad Civil para embarcaciones de recreo.

Este seguro es un seguro de mínimos, que nos garantiza una responsabilidad civil de 336.567€ con los siguientes sublímites 120.202€ por víctima para daños personales, con un tope de 240.404€ (es decir, para 2 víctimas) y 96.163€ para daños materiales.

Por lo tanto dependiendo del tipo de embarcación que tengamos, es más que recomendable ampliar los límites garantizados por nuestros contratos de seguros de embarcaciones.

Hay que tener en cuenta también, que el seguro obligatorio tiene varias exclusiones, que en muchos casos y dependiendo del uso que le demos a nuestra embarcación, necesitaremos ampliarlo.

Por ejemplo, no está incluida la participación en regatas, y solo cubre a la embarcación mientras está a flote. Es decir que cualquier tipo de responsabilidad civil que nos reclamen por daños provocados por nuestra embarcación mientras esta esté varada en tierra,  aunque sea en la orilla. No quedará garantizada por el seguro obligatorio.

Este tipo de contratos, incluyen también la defensa jurídica, pero no la reclamación de daños, que es una garantía más que recomendable a incluir en nuestro contrato. En muchas ocasiones el reclamar un daño a un tercero puede ser complicado, sobre todo si la embarcación está asegurada fuera de España.

Otra garantía que debería tener nuestro seguro de barco es la asistencia marítima, es decir, el remolque y salvamento de la embarcación. En el caso de que nuestra embarcación quede varada en las rocas, el coste del salvamento puede llegar a ser elevado.

Por último habría que incluir como mínimo también la garantía de remoción de restos. Es decir el coste de sacar del agua la embarcación naufragada por requerimiento de la autoridad marítima. Últimamente muchos puertos deportivos exigen esta cobertura para permitir el amarre en sus instalaciones.

A partir de aquí hay que recordar que podemos asegurar muerte, invalidez y asistencia sanitaria de los ocupantes del barco, la pérdida total y robo de la embarcación, accesorios y/o efectos personales, e incluso los daños propios con o sin franquicia ( Todo riesgo, cobertura de averías particulares, “InstituteYachClauses”, daños propios…)

Si desean más información pueden solicitarla en info@segurosdenautica.com

¿Buscas un buen seguro náutico?

Nautia Seguros Náuticos Seguros Low Cost, descuentos de hasta un 40% en seguros de embarcaciones.
Seguros de Náutica Los últimos y más completos productos aseguradores para todo tipo de embarcaciones.

¿Qué riesgos están excluidos de mi seguro para embarcaciones de recreo?

Riesgos que no cubren los seguros para embarcaciones de recreo

El placer y el riesgo inherente a la hora de soltar los cabos en puerto son dos puntos a tener en cuenta cuando salimos a la mar. El experto navegante siempre advierte que no debemos infravalorar la naturaleza, lo que se traduce  en no asumir riesgos innecesarios. Seamos conscientes de que un seguro para embarcaciones de recreo no cubre cualquier tipo de siniestro.  En la mayor parte de los casos, podemos recurrir a las Condiciones Generales y Condiciones Particulares para ver qué riesgos se encuentran cubiertos por nuestro seguro náutico. Por lógica, siempre a modo orientativo, si no dice lo contrario la compañía, aquellos riesgos no especificados en las Condiciones Particulares o diferentes a los estrictamente definidos en las Condiciones Generales se encontrarán excluidos.

Las coberturas de nuestro seguro náutico siempre son un punto de apoyo al que agarrarse tras un incidente cuando hacemos gala de sentido común y una serie de actitudes responsables para nuestra seguridad, la de terceros y el entorno mientras navegamos. Por eso, un seguro para embarcaciones de recreo excluye daños materiales, desembolsos o gastos originados que se deriven del gobierno de una embarcación sin título náutico o con titulación caducada o bajo los efectos del alcohol, drogas, tóxicos, etcétera. Todo esto supone una serie de riesgos inherentes que ningún seguro para embarcaciones de recreo está dispuesto a asumir por razones obvias.

Sin embargo, existen otra serie de riesgos excluidos en un seguro náutico, recordad que, esta entrada, tiene como única intención dar una información general, sin ningún valor vinculante, de las cláusulas aquí comentadas. Pero, en general los riesgos excluidos más habituales son: el alquiler de una embarcación a un tercero, con o sin tripulación, sin comunicarlo a la compañía, navegar fuera del ámbito de navegación permitido en las Condiciones Generales o Particulares y no disponer de  la documentación oficial exigida en regla.

Otras cláusulas menos habituales pero excluidas de las pólizas de seguro náutico suelen ser daño, desembolso o gasto originado por cuarentena, guerra, alteraciones políticas o sociales (huelga, terrorismo, etc.), radiación, participación en carreras, apuestas o competiciones de cualquier género e incluso participación en regatas sin comunicado previo a la compañía, ya que supone unos riesgos añadidos no contemplados que pueden no ser aceptados o ser resueltos mediante una sobreprima de su seguro náutico.

Por último, debemos asegurarnos de amarrar o anclar con las debidas precauciones la embarcación para no tener tampoco ningún problema si queda a la deriva por rotura de amarres a causa de ello o no hallarse suficientemente resguardada mientras costeamos. Tampoco debemos dejar dinero u otros objetos de valor, ni tan siquiera aquellos destinados a la venta, porque un seguro para embarcaciones de recreo no cubre esta clase de hurtos o robos. Para todas aquellas condiciones específicas excluidas recomendamos PRECAUCIÓN y PREVENCIÓN. Si sabemos que nuestro seguro náutico no asume el robo de una moto acuática, debemos tomar las debidas precauciones, ¿no?