Archivo de la etiqueta: Riesgos

¿Qué riesgos están excluidos de mi seguro para embarcaciones de recreo?

Riesgos que no cubren los seguros para embarcaciones de recreo

El placer y el riesgo inherente a la hora de soltar los cabos en puerto son dos puntos a tener en cuenta cuando salimos a la mar. El experto navegante siempre advierte que no debemos infravalorar la naturaleza, lo que se traduce  en no asumir riesgos innecesarios. Seamos conscientes de que un seguro para embarcaciones de recreo no cubre cualquier tipo de siniestro.  En la mayor parte de los casos, podemos recurrir a las Condiciones Generales y Condiciones Particulares para ver qué riesgos se encuentran cubiertos por nuestro seguro náutico. Por lógica, siempre a modo orientativo, si no dice lo contrario la compañía, aquellos riesgos no especificados en las Condiciones Particulares o diferentes a los estrictamente definidos en las Condiciones Generales se encontrarán excluidos.

Las coberturas de nuestro seguro náutico siempre son un punto de apoyo al que agarrarse tras un incidente cuando hacemos gala de sentido común y una serie de actitudes responsables para nuestra seguridad, la de terceros y el entorno mientras navegamos. Por eso, un seguro para embarcaciones de recreo excluye daños materiales, desembolsos o gastos originados que se deriven del gobierno de una embarcación sin título náutico o con titulación caducada o bajo los efectos del alcohol, drogas, tóxicos, etcétera. Todo esto supone una serie de riesgos inherentes que ningún seguro para embarcaciones de recreo está dispuesto a asumir por razones obvias.

Sin embargo, existen otra serie de riesgos excluidos en un seguro náutico, recordad que, esta entrada, tiene como única intención dar una información general, sin ningún valor vinculante, de las cláusulas aquí comentadas. Pero, en general los riesgos excluidos más habituales son: el alquiler de una embarcación a un tercero, con o sin tripulación, sin comunicarlo a la compañía, navegar fuera del ámbito de navegación permitido en las Condiciones Generales o Particulares y no disponer de  la documentación oficial exigida en regla.

Otras cláusulas menos habituales pero excluidas de las pólizas de seguro náutico suelen ser daño, desembolso o gasto originado por cuarentena, guerra, alteraciones políticas o sociales (huelga, terrorismo, etc.), radiación, participación en carreras, apuestas o competiciones de cualquier género e incluso participación en regatas sin comunicado previo a la compañía, ya que supone unos riesgos añadidos no contemplados que pueden no ser aceptados o ser resueltos mediante una sobreprima de su seguro náutico.

Por último, debemos asegurarnos de amarrar o anclar con las debidas precauciones la embarcación para no tener tampoco ningún problema si queda a la deriva por rotura de amarres a causa de ello o no hallarse suficientemente resguardada mientras costeamos. Tampoco debemos dejar dinero u otros objetos de valor, ni tan siquiera aquellos destinados a la venta, porque un seguro para embarcaciones de recreo no cubre esta clase de hurtos o robos. Para todas aquellas condiciones específicas excluidas recomendamos PRECAUCIÓN y PREVENCIÓN. Si sabemos que nuestro seguro náutico no asume el robo de una moto acuática, debemos tomar las debidas precauciones, ¿no?

Anuncios