Archivo de la etiqueta: Seguro de responsabilidad civil

¿Necesitas un seguro de Responsabilidad Civil de industria náutica?

Los seguros para la industria náutica acogen un rango muy amplio, y sus coberturas deben adaptarse a un conjunto de necesidades diversas que, muchas veces, se complementan y dan lugar a pólizas muy complejas. ¿Quieres saber a qué tipo de coberturas nos estamos refiriendo? Entonces, ¡sigue leyendo!

Tipos de pólizas relacionadas con un seguro de industria náutica

Pese a que hay algunos más, como los seguros para los ocupantes de barcos de alquiler, los seguros de industria náutica más importantes y habituales son los que te desglosamos a continuación:

  • Seguro para barcos de alquiler. Si dependemos de una embarcación para llevar a cabo nuestra actividad profesional, es importantísimo contar con un seguro de industria náutica que cubra todos los supuestos que puedan acontecerle: remoción de restos, daños propios, pérdida total, robo… ¡Cuantos más, mejor!
  • Seguro para puertos deportivos. Los puertos deportivos están expuestos a un conjunto muy diverso de riesgos y, por tanto, es indispensable contratar un seguro que pueda satisfacer todas las necesidades de una instalación de este tipo. La responsabilidad civil de explotación, la de operador de puerto deportivo, el transporte y movimiento de embarcaciones, contaminación accidental, cobertura de equipo móvil o grúas travelift son solo algunas de las coberturas esenciales.
  • Seguro para marinas y varaderos. Cobertura de equipo móvil, de grúas travelift, responsabilidad civil, contaminación accidental y todas las cláusulas necesarias para cubrir las instalaciones de una marina o un varadero (¡que no son pocas!).
  • Seguro para talleres y escuelas náuticas. Un seguro para este tipo de negocios se hará cargo de los gastos derivados de la remoción de restos, de los daños a sus embarcaciones, de los gastos por detención de uno de los buques…
  • Seguro de P&I. Este seguro es de protección e indemnización (de ahí su nombre). Tiene un límite asegurado muy elevado y su objetivo es hacer frente a las reclamaciones derivadas de daños a instalaciones fijas, contaminación accidental, remoción de restos, abordajes a otras embarcaciones…
  • Seguro para tripulantes. Asistencia sanitaria, repatriación, indemnización por invalidez o muerte… Un buen seguro de industria náutica se hará cargo de todos los tripulantes de una embarcación, especialmente cuando estén navegando en el extranjero. Sin duda alguna, la mejor garantía para que la tripulación navegue tranquila.

Como te decíamos, un seguro de industria náutica puede convertirse en algo muy complejo, especialmente cuando es necesario cubrir varias de estas garantías. Por tanto, lo más recomendable será siempre contar con el apoyo de un profesional con experiencia que pueda solucionar todas tus dudas y ofrecerte exactamente aquello que estás buscando.

¿Quieres asesoramiento? No lo dudes: ¡llámanos!
– Teléfono centralizado: 93 414 15 36
– Email: info@segurosdenautica.com
Horario del departamento comercial:
– Lunes a Jueves: de 9.30 a 14 h. y de 16 a 19 h.
– Viernes: de 9.30 a 14 h.

Anuncios

¿Qué embarcaciones de recreo precisan seguro de responsabilidad civil?

Deben suscribir un seguro náutico de responsabilidad civil (RC 607/1999) todas las embarcaciones de recreo propulsadas a motor, incluidas las motos náuticas, así como todas aquellas embarcaciones que, aún careciendo de motor, tengan una eslora superior a seis metros.

También deben tener en vigor un seguro náutico de RC 607/1999,  adaptado a la legislación española, aquellas embarcaciones extranjeras que naveguen por aguas españolas.

Para todas estas embarcaciones, es obligatoria la contratación de un seguro marítimo de responsabilidad civil adaptado al R/D 607/1999. Para aquellas embarcaciones que no están obligadas (menores de 6 metros sin motor) también existe la posibilidad de contratar un seguro de RC para sus embarcaciones, pero en este caso voluntario (RCV).

Estos seguros de responsabilidad civil se pueden complementar para la mayoría de embarcaciones con garantías adicionales como las siguientes:

¡Calcula aquí tu seguro obligatorio de Responsabilidad civil para embarcaciones!

Consejos básicos de seguridad náutica para embarcaciones de recreo

El tamaño de las embarcaciones de recreo y el hecho de ser tripuladas por navegantes no profesionales, obligan a mantener un control y un especial cuidado de aquellas embarcaciones dedicadas a la náutica de recreo frente a otras posibles flotas civiles como la mercante y la pesquera. Por esta razón, es oportuno tener muy presentes una serie de recomendaciones básicas antes de zarpar y durante la navegación en nuestras embarcaciones de recreo.

Antes de lanzarse a la mar en nuestras embarcaciones de recreo:

  • Informarse de las previsiones meteorológicas mediante la AEMET (Agencia Estatal de Meteorología), las Estaciones Radiocosteras o los boletines permanentes de Salvamento Marítimo.
  • Comprobar la ‘check list’ o lista de comprobación de nuestra embarcación de recreo, poniendo especial interés en el nivel de carburante, motor, sistema eléctrico, equipo de navegación y aparejos y sistemas de seguridad a bordo. Según Salvamento Marítimo, el 50% de las emergencias relacionadas con las embarcaciones de recreo están motivadas por fallos estructurales o mecánicos.
  • Deje información en tierra de su plan de navegación y de las características de su embarcación.
  • Las embarcaciones de recreo requieren de un seguro de Responsabilidad civil frente a posibles pérdidas o emergencias (remolque o remoción de embarcaciones de recreo, por ejemplo).
  • Instruya a la tripulación acerca de los sistemas básicos de seguridad y supervivencia de su embarcación náutica: balsas, chalecos, trajes de supervivencia y aquellos elementos susceptibles de ser equipados en embarcaciones de recreo para tales fines.
  • Lleve a bordo la documentación de su embarcación y su titulación náutica.

Durante la navegación:

  • Mantenga una vigilancia constante de su embarcación de recreo, el estado de la mar y respete las Normas del Reglamento Internacional.
  • Con niños a bordo extreme precauciones: deben llevar obligatoriamente chaleco salvavidas y arnés de seguridad en cubierta. En embarcaciones de recreo son mucho más susceptibles de sufrir golpes, pinzamientos o quemaduras que un tripulante adulto.
  • Permanezca atento a las condiciones meteorológicas, si prevé empeoramiento o se produce de forma inesperada, no asuma riesgos innecesarios y regrese a puerto.
  • Recuerde que las embarcaciones de recreo deben llevar tantos chalecos como tripulantes.
  • En caso de mal tiempo, debemos amarrar cualquier elemento que pueda desplazarse a través de la embarcación. No olvide repartir a los tripulantes entre el puente y la cabina, quedando en el puente de la embarcación los mínimos indispensables.
  • Mantenga escucha permanente en el canal 16 del VHF.

Posibles emergencias marítimas:

  • Cualquier embarcación de recreo en grave o inminente situación de peligro debe ser consciente de cómo transmitir la señal de socorro. Recuerde cuatro sencillos pasos: sintonice el Canal 16 de VHF (o la frecuencia 2.182 kHz de onda media) y diga MEDÉ…MEDÉ…MEDÉ… (mayday…mayday…mayday…), el nombre de la embarcación, las coordenadas de su posición y la causa de la llamada.
  • Si avista o recibe señales de otra embarcación de recreo o profesional en peligro debe acudir rápidamente en su auxilio siempre que no ponga en peligro su propia seguridad. Además, las embarcaciones de recreo deben ponerse en contacto con Salvamento Marítimo o la Estación Radiocostera y contactar con otros buques que se encuentren en las proximidades. Si su embarcación de recreo no dispone de medios de comunicación debe advertir a otras embarcaciones cercanas mediante señales de socorro. Si no puede prestar ayuda, diríjase al puerto más cercano para informar de la situación.
  • El caso de ‘hombre al agua’ es una de las situaciones más delicadas a bordo de embarcaciones de recreo. Debemos mantener la sangre fría. La negligencia a bordo de embarcaciones de recreo resulta, unida a la poca prevención y los nervios del navegante no profesional, una mezcla explosiva que puede causar situaciones de grave peligro. Si un tripulante cae de la embarcación, deténgase inmediatamente, lance boyas, chalecos y objetos flotantes y ordene a otro tripulante que no pierda ni un segundo de vista al náufrago. Anoté, además, tiempo y posición y maniobre para recogerle con cuidado de no causarle daño con la hélice o el casco.
  • Por último, recordemos que la pérdida de calor en el agua es 30 veces más rápida que en tierra. Si naufraga, intente mantenerse en lo posible a bordo de la embarcación; si no puede mantenerse fuera del agua, adopte la postura fetal, no nade y mantenga la tranquilidad. Si son un grupo, agrúpense con las piernas entrelazadas. Tras el rescate, sustituya la ropa mojada y entre en calor de forma gradual, nunca tome bebidas alcohólicas, calientes o estimulantes. Consiga asistencia médica inmediata.

La náutica deportiva es una actividad recreativa donde debemos asumir que existe la necesidad de mantener unos controles de seguridad para su práctica. La seguridad a bordo de las embarcaciones de recreo es primordial para evitar incidencias y sufragar daños mayores llegado el caso.